Cómo combinar el aceite de oliva virgen extra con la comida

OliveOilTour Artículos

Los aceites de oliva virgen extra varían en sabor, color, texturas y aromas. Esto nos permite combinarlos con los alimentos para crear nuevas sensaciones, y añadir nuestro toque personal a las comidas. Incluso los cocineros de renombre han empezado a maridar los aceites con los platos que preparan, al igual que hacen con los vinos, con el objetivo de hacer que la hora de la comida sea una experiencia culinaria más interesante.
A la hora de maridar un aceite de oliva con un alimento, es importante decidir si lo que queremos es que se complementen, o si queremos crear un contraste. Se pueden utilizar aceites ligeros con platos livianos y aceites intensos con comidas más fuertes, o por el contrario, aceites intensos con comidas suaves y aceites de intensidad media con platos consistentes.
Los aceites de oliva delicados y ligeros, levemente amargos y frutados, son una combinación perfecta para preparar ensaladas, pescados, huevos e incluso para preparar bizcochos.
Los aceites de oliva de intensidad media, más frutados, amargos y picantes, con toques de alcachofa, frutos secos, aguacates… van muy bien con pasta, para preparar vinagretas, con verduras y carnes a la parrilla, para mojar pan, entre otros.
Los aceites de oliva intensos, más picantes y amargos, con aromas de hierba y tomate, complementan sopas, estofados, quesos fuertes, comidas picantes, salsas, mariscos, patatas, etc.
Este año (2013) el Circuito del Aceite de Oliva se prueban 5 aceites de oliva:
El 1º se elabora con la variedad Arbequina en Córdoba. Huele a plátano, aceitunas maduras y aguacates. Nos encanta utilizar este aceite en ensaladas tropicales, con lechuga, tomates, mango, kiwi, piña, palmito y manzanas. Está también buenísimo con aguacates, o sobre patatas asadas con tomillo y romero.
El 2º se produce en Almería con la variedad Lechín. Su aroma nos descubre toques de hierba recién cortada, es muy verde, fresco, y ligeramente cítrico. Combina a la perfección con ensaladas, con tomates, pimientos asados con queso, con verduras a la parrilla y espárragos al vapor con salsa de yogurt y limón.
El 3º es de Granada y es una combinación de 3 variedades de aceituna, Picual, Lucio y Loaime. Al olerlo podemos distinguir la planta del tomate, pimientos verdes, tomates verdes, y nos deja un sabor a nueces. Está delicioso con platos elaborados con tomates, como gazpacho y salsas para pasta. Con este aceite preparamos una ensalada exquisita con berros, canónigos o rúcula, queso de cabra o queso azul, nueces tostadas, fresas, galletitas de parmesano, sal marina y vinagre de Jeréz.
El 4º está elaborado con la variedad Hojiblanca en Priego de Córdoba. Es un aceite muy intenso, verde, con toques de rúcula, alfalfa, hierba cortada, heno, hierbas aromáticas… Nos encanta combinarlo con pescado blanco, cuscús, quinoa, arroz, salsa mexicana, hummus, o pan focaccia con tomates secos, aceitunas negras, sal roca y cebolla morada.
El 5º que se prueba es un aceite aromatizado, entre los que tenemos:
– Aceite aromatizado con Albahaca, riquísimo para preparar pasta, pesto, con tomates y mozzarella, y con muchos platos italianos.
– Aceite aromatizado con Limón, delicioso con pollo, pescado, para elaborar bizcochos, pero sobre todo, ¡con pan y azúcar!
– Aceite aromatizado con Cayena, si a uno le gusta la comida picante, pues va bien con todo, en pizzas, con alitas de pollo, etc.
– Aceite aromatizado con jengibre, siempre una buena idea para dar un aroma y sabor inigualable a platos asiáticos.
– Aceite aromatizado con café, una combinación perfecta para carne a la parrilla. Un par de gotas son suficiente para añadir un toque personal y sorprendente a la carne.
Como se puede comprobar, hay muchas formas de maridar el aceite con los alimentos para sacarles el mayor partido. Así que es hora de ponerse manos a la masa, divertirse en la cocina, y encontrar sus combinaciones favoritas. ¡Buen provecho!