Aceites de oliva virgen extra del sur de Francia

OliveOilTour Artículos

Durante nuestro viaje al sur de Francia, disfrutamos probando unos aceites de oliva deliciosos. Nos sorprendió que estos aceites no tuvieran apenas amargor, al contrario que la mayoría de los aceites de nuestra región.
También cabe destacar que la mayoría son bastante picantes, signo de su frescor y buena calidad, y que sus aromas y sabores son muy distintos a los aceites producidos en el sur de España.
El etiquetado de estos aceites llamó a su vez nuestra atención. Una de las formas de clasificación está basada en el momento de la recogida de las aceitunas. Engloba la “Récolte précoce” (recolección temprana) y la “Récolte tardive” (recolección tardía). El otro etiquetado diferencia los aceites según lo frutados que sean. Tenemos el “fruité vert” (frutado verde), cuando las aceitunas se recogieron a principios de temporada, el “fruité mûr” (frutado maduro), cuando la recogida de la aceituna se hizo a finales de temporada y por último, el “fruité noir” (frutado negro), que indica que las aceitunas se recogieron a finales de temporada, y fermentaron (a propósito y bajo estricto control) antes de extraer el aceite con el fin de obtener un sabor que se parece al de antaño.
Entre los aceites de oliva virgen extra que probamos, queremos destacar algunos.

  • olive oils grasse tasting olive oils grasse

Nos encantó el aceite de oliva virgen extra que producen en Le Moulin de Villevieille con la variedad de aceituna Picholine. Este exquisito aceite cuenta con una Denominación de Origen Protegida (DOP) de Nimes, y en el año 2012 ganó una medalla de plata en el Concours Général Agricole (CGA) de París. Tiene un frutado verde muy intenso, con notas de manzana verde, al igual que albaricoque y rosas. En boca, se pueden saborear alcachofas, arándanos y frambuesas. Es un aceite dulce, sedoso y muy picante.
En Le Moulin de L’Olivette se obtiene un delicado aceite de oliva virgen extra elaborado a partir de la variedad de oliva Aglandau. Este delicioso aceite cuenta además con una medalla de plata del CGA de París del 2012 y a su vez, tiene una DOP de Haute-Provence. Su frutado es verde intenso, y muestra aromas de hierba y alcachofas. Al probarlo, se puede disfrutar del sabor de almendras, higos maduros, y de nuevo, alcachofas. Este aceite tan frutado, es al mismo tiempo dulce, ligeramente amargo y muy picante.
Por otra parte, nuestros paladares también se deleitaron con dos aceites de oliva virgen extra ecológicos preparados en La Royrie, tras procesar aceitunas de la variedad Cailletier. El aceite “Récolte précoce” tiene matices de kiwi, alcachofa y hierba recién cortada. Su sabor nos recuerda a las almendras. Además, es extremadamente sedoso y picante. El otro aceite, el “Récolte tardive”, presenta aromas de almendras, manzanas y ciruelas verdes, sin olvidar ciertos toques de heno. Al probarlo, nos trae a la memoria el sabor de nueces y de aguacates, presenta también una textura sedosa y aterciopelada. Ambos aceites cuentan con una DOP de Niza, tienen mucho cuerpo y son largos en boca.
¡Qué suerte y qué placer poder enriquecer nuestros paladares con sabores, perfumes et aromas de aceites de oliva de otros países, tan diferentes de los nuestros! Ojalá podamos realizar otro viaje gastronómico pronto!