Diferencia entre los vinos de Oporto y los vinos andaluces generosos o de “solera”

OliveOilTour Artículos

Hoy nos gustaría aclarar una duda sobre la elaboración de dos tipos de vinos extraordinarios que son los vinos de Oporto y los vinos generosos de Andalucía, comúnmente conocidos cómo vinos de Jerez y de Montilla-Moriles.

En el tour del aceite de oliva tenemos la suerte de encontrarnos con personas amantes de la buena comida y del buen vino, que viajan por todo el mundo disfrutando de las delicias de cada lugar. Muchas veces durante nuestra degustación de vinos surge esta pregunta: ¿en qué se distingue un vino de Jerez de un Oporto? Tienen sin duda algo en común pero también son diferentes e únicos.

Ambos son denominaciones de lugares y de países distintos, hechos con uvas distintas pero son también vinos mezclados y fortificados.
Hemos tenido la oportunidad de ir a Oporto y aprender un poco más sobre estos vinos tan deliciosos. Hemos visitado la bodega Taylor’s, una de las casas más famosas de vino de Oporto. Se sitúa justo enfrente de la ciudad, es decir en la otra ribera del rio Duero (Douro en portugués), en Gaia.
A parte del modo de elaboración, lo que le da la particularidad a los vinos de Oporto son en primer lugar, las uvas autóctonas (hay unas 40 variedades de las cuales Touriga Nacional, Tinta Roriz, Tinta Barroca y Tinta Cao son las más famosas) y el terruño, el clima y la tierra del valle del Duero.
Aprendimos que el vino de Oporto no se produce en la ciudad misma de Oporto sino en el valle del Duero, desde la frontera con España hasta la mitad del recorrido por el valle en dirección a Oporto aproximadamente. ¡Sabiendo lo excelente que son los vinos de la ribera del Duero en España, esperábamos agradables sorpresas del lado portugués!
Las mejores viñas están situadas en un terreno rocoso, de pizarra, muy duro y algunas raíces tienen que bajar hasta 15 metros para encontrar agua. Tradicionalmente se cultivaba en terrazas separadas por un muro de piedra. El paisaje en esta región es de gran belleza y ha sido declarado patrimonio mundial.
Sólo después de 6 meses de su elaboración, el vino viaja a Oporto para transformarse poco a poco en sus bodegas. El clima de Oporto es ideal para realizar este proceso. Por su situación geográfica y al estar cerca del océano y a la dinámica de los vientos, en Oporto no se presentan diferencias de temperatura tan grandes como en el interior.
Nos sorprendió mucho aprender que, para un 30% de los vinos elaborados allí, todavía hoy en día se pisan las uvas, ¡con pies humanos! Según nuestros anfitriones sigue siendo la mejor forma, la más natural para extraer el color, los taninos y el sabor de las uvas, sin triturar las pepas del interior que son ácidas.
Después de 3 días de fermentación, se le añade aguardiente al vino. Este no tiene ni sabor ni color sino que sirve para cortar la fermentación, así el vino conserva mucho de la dulzura original de las uvas.
La razón histórica por la cual se les añade alcohol puro de uva a los vinos, tanto de Oporto como de Jerez, es que, en el siglo XVII, los Británicos, a quienes les gustaban tanto estos vinos, se dieron cuenta que fortificando el vino se conservaba y viajaba mucho mejor hasta Inglaterra … Y así se quedó… Ahora sabemos que además de conservarlo mejor permitiendo su consumo durante varias decenas de años también le permite bonificar con el tiempo.
El sistema de envejecimiento en solera, particular a los vinos de Jerez y de Montilla-Moriles, consiste en sacar periódicamente un porcentaje del contenido de las barricas de roble americano para rellenar otras. Estas barricas están dispuestas en tres o cuatro alturas. De las barricas inferiores (las que tocan el suelo: la solera) se saca aproximadamente un cuarto de su contenido para consumo. De la bota de altura intermedia se saca la cantidad que falta en la inferior y se rellena. Y de igual modo la superior con la intermedia. La superior se rellena con vino nuevo… Se obtiene así un vino muy homogéneo, de alta calidad porque el vino añejo le da cuerpo al nuevo. Por esta razón al ser una mezcla de vinos viejos y jóvenes la añada tiene que entenderse de otra manera, la mayoría de vinos no hacen mención de esta.
Los vinos de Oporto no se elaboran en solera, sino que son una selección de varios vinos de Oporto de distintos años y uvas que se mezclan y envejecen en cubas de roble durante varios años.
Por supuesto hay distintos tipos de Oporto. Según el método de elaboración, de las uvas utilizadas, de la mezcla, del tamaño de las barricas y del tiempo de envejecimiento se obtienen: blancos, tintos, “Tawny” con indicación de edad (10, 20, 30 y 40 años) y los “Vintage” que son el producto de una sola cosecha y considerados de calidad superior. Este último, después de 2 años de barrica, envejece en botella y puede conservarse durante 15, 20 o más años.
En Taylor, degustamos tres vinos de Oporto: un “Chip Dry” un vino blanco seco, muy rico, y a pesar de llamarse seco, nos pareció mucho más dulce que un Fino. Se recomienda tomarlo como aperitivo. Un “Late Bottled Vintage”, envejecido entre 4 a 6 años en toneles, delicioso, dulce, con aromas de frutas rojas con mucho cuerpo, para degustar con chocolate, con leche, con postres de frutas… y un Tawny de 10 años,… ¡excelente! tal vez el representante más famoso de estos vinos, amplio en boca y con notas de madera ofrece un complejo abanico de aromas a fruta madura. Su nombre “Tawny” viene del color Ambar-teja que le caracteriza como a muchos otros vinos tintos con envejecimiento como los reserva o gran reserva en España.
Una vez más pudimos comprobar lo enriquecedor que es viajar y poder disfrutar de los encantos y de la gastronomía de cada lugar. Oporto o Jerez, distintos y similares, cada uno para una ocasión especial…lo importante es saber saborearlos, ¡salud!